Cuidados de la pintura automotriz

Uno de los mejores métodos para mantener su coche en las mejores condiciones posibles durante todo el año es protegiendo la pintura. El lavado y la limpieza regulares, seguidos del secado, el pulido y el encerado, proporcionan una capa de protección a la pintura, haciéndola así más resistente. 

Saber cuándo realizar cada actividad y en qué época del año es crucial, ya que encerar en exceso puede dañar el acabado de su automóvil. 

Lavar el coche

El lavado regular de un automóvil ayuda a mantenerlo limpio de suciedad, restos y residuos de tierra que se acumulan con el tiempo. La pintura de su coche se mantendrá razonablemente limpia incluso de la suciedad creada por la conducción constante si lo lava frecuentemente. 

Consejo: Si lava el coche a mano, utilice una solución de prelavado para ayudar a eliminar la suciedad y los residuos antes de utilizar el jabón común. 

Paso 1: Empiece por limpiar el coche de arriba a abajo, comenzando por el techo. Para eliminar las manchas difíciles y el aceite, utilice un cepillo de cerdas suaves con movimientos circulares. Para limpiar las zonas más sucias, considere la posibilidad de utilizar toallas de microfibra.

Advertencia: No lave su coche con jabón ordinario o de lavandería, detergente de lavavajillas u otras soluciones o componentes de limpieza caseros. Estos productos químicos están pensados para eliminar la grasa y el aceite, pero pueden dañar el pulido final; además de que eliminarán la capa protectora de cera del automóvil. 

Paso 2: Enjuague su automóvil a fondo para evitar que el agua y el jabón se sequen en él. La mejor manera de lavar es utilizar primero jabón, luego lavar la zona y después enjuagar bien antes de pasar a la siguiente actividad. El agua que no se seca dejará manchas en su vehículo, así que no pase demasiado tiempo limpiándolo.

Secar el coche

Después de lavar el coche, asegúrese de que esté completamente seco para evitar marcas de humedad. Después de encerarlo, esto ayudará a que tenga un buen acabado. 

Paso 1: En cuanto termine el lavado básico, empiece a secarlo. 

Para absorber el agua y eliminar los restos de polvo de la superficie del vehículo, utilice un paño de microfibra. 

Consejo: Cuando seque su coche después de lavarlo, estaciónelo en un lugar con sombra para evitar que el sol lo seque demasiado pronto. 

Paso 2: Deje que su coche se seque de forma natural.

Mantener su automóvil bajo la sombra puede evitar que se sobrecaliente. 

Encerar el vehículo 

Lo único que queda por hacer después de lavar y secar el coche es encerarlo. Los expertos recomiendan encerar el coche cada tres meses para que no tenga que hacerlo cada vez que lo lave. Algunas ceras están diseñadas para durar mucho más tiempo.